Crímenes Sin Castigo

Javier Ignacio Mayorca

Un espacio destinado a la información y discusión de los problemas de seguridad ciudadana, con énfasis en la delincuencia organizada y su característica impunidad.

mecánica

12 individuos ganaron acceso en un club ubicado en la Urb. Los Campitos

24/04/2018

Por: Angélica González

En la segunda semana de abril tuvimos la oportunidad de conocer en forma directa sobre un lamentable incidente, reportado en un club ubicado en la urbanización Los Campitos.

En esta oportunidad, un grupo de aproximadamente doce individuos ganó acceso a uno de los estacionamientos del club luego de abrir un hueco en una losa de concreto que impedía el paso de intrusos a la instalación.

Una vez adentro, los sujetos lograron someter a una visitante, y la despojaron de su teléfono celular. Se originó entonces una situación escandalosa que alertó al personal de seguridad de ese centro e hizo retroceder a los asaltantes. Todo esto ocurrió aproximadamente a las 9:30 pm.

La seguridad del club mantiene comunicación directa con la policía del municipio Baruta, lo que permitió la rápida presencia de los uniformados. Aun así, los sujetos que perpetraron el robo no fueron capturados.

El punto esta en que este incidente debe ser evaluado, no solo por los socios del conocido club sino también por todas las personas que residen o poseen intereses en la misma zona.

La lógica en esto es que este mismo grupo intentará refinar sus procedimientos para atacar a ese mismo lugar u otro cercano, por ejemplo algún comercio o residencia, donde perciban una relativa facilidad de actuación.

Cuando se hace el análisis de lo ocurrido, nos percatamos de que las cosas llegaron a este nivel en el club luego de varios avisos, es decir, robos y hurtos aislados que se fueron convirtiendo en hechos más frecuentes y violentos, hasta que los antisociales han decidido arremeter en grupo.

Cuando este micro salga al aire es muy seguro que el club ya habrá tomado algunas medidas para reforzar las barreras perimetrales, e incrementar en general los dispositivos de protección pasiva que transmitan una noción de endurecimiento del objetivo.

Pero eso no será suficiente. La pregunta que se debe hacer en estos casos es hasta dónde podrá llegar la seguridad interna, así como el cuerpo de policía municipal, en la prevención de una nueva y más grave situación de este tipo, tomando en cuenta un detalle clave: que la persona directamente afectada por el asalto no realizó de inmediato la denuncia correspondiente ante la policía judicial, que es el cuerpo de investigación por excelencia en estos casos.

Una de las cosas que más ha sorprendido a quien les habla, tanto en este caso como en otros similares, es cómo las víctimas y sus entornos han normalizado situaciones que se supone no deberían ocurrir. Incluso, han llegado al nivel de agradecer a la providencia por el hecho de que no hubo consecuencias más graves. E inmediatamente pasan la página y siguen viviendo como si nada hubiese ocurrido.

Por el contrario, la recomendación desde este espacio, para el club y sus asociados, así como también para todos los que hacen vida alrededor de ese sector en el este caraqueño, es que no dejen pasar por alto los pequeños incidentes, puesto que con seguridad terminarán escalando en frecuencia y violencia. Estos problemas siempre es mejor atajarlos cuando apenas están manifestándose.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí