Aquiles Báez y Norkys Batista, primero el sabor venezolano

13/06/2019

Por: María José González Rondón

Los artistas Aquiles Báez y Norkys Batistas, ambos muy destacados en sus áreas, han tenido la oportunidad de viajar por distintas partes del mundo y probar los platos más diversos. Sin embargo, para ellos los sabores venezolanos siempre se destacan por encima de los demás. Así lo expresaron en una entrevista con Reinaldo Pulido, para la sección “Plato a Bordo” del programa “Turismo en Línea”.

Aquiles Báez –oriundo de la Vela de Coro en el Estado Falcón− relató como el platillo autóctono “Mote de auyama” lo transportaba directamente a su infancia. De acuerdo con el reconocido músico, esta crema, que además de la hortaliza lleva leche y queso, es “bien sabrosa” y muy llenadora. “Para eso inventaron los corredores con chinchorro allá”, afirmó jocosamente.

Resaltó también el escabeche de pescado, platillo que preparaba su abuela y del que siempre había un frasco en la nevera, listo para calentar y comer. Este despertó su predilección por el pescado, comida que siempre busca donde quiera que va y razón por la cual también es fanático del sushi y el pescado crudo ahumado japonés. Lo más raro que ha probado han sido los chapulines –grillos fritos que degustó en México− y la catara, picante de bachaco culón. Aunque Báez no consume carnes rojas, asegura que una vez que viaja está abierto a los sabores y conocer la comida local. En cuanto a las bebidas, aseguró que le gusta cualquier cosa que cause estragos y volvió a lo nacional diciendo: “Un buen cocuy te hace hacer estragos”.

Por su parte, la actriz Norkys Batista explicó que su sabor de la infancia son las caraotas. Aseguró que nunca en su vida había escuchado tantas críticas hacia la forma de comerla como ahora, pero que es de las que se inclina por agregar un toque de azúcar en la preparación. “Yo las prefiero dulce porque mi familia es oriental”,  acotó. Su comida favorita, según señala, es el pabellón criollo y asevera que no es una persona de platos muy elaborados y exquisitos. Por ello, a diferencia de Báez, siempre que se encuentra fuera del país busca comer lo más parecido a la comida criolla. “Siempre termino en un restaurante venezolano en algún rinconcito venezolano y así, empanadas de almuerzo me como”, aseguró.

Lo mío es el sasoncito venezolano –afirmó Batista−, me cuesta mucho desprenderme de él

Escucha le entrevista completa haciendo clic aquí: