Ecoanalítica encaje

Ecoanalítica:”No es del todo cierto que el sistema cambiario imponga mayores facilidades para usar divisas”

10/05/2019

Por: Yaya Andueza

El Banco Central de Venezuela regresó al centro del debate. Tras los apagones, el BCV estuvo 6 semanas sin operar y a puertas cerradas de la casi totalidad de su personal, sin que hasta el momento ni sus trabajadores ni el país, conozcan las razones de este hecho sin precedentes en Venezuela.

Asimismo, estando en pleno “cierre técnico”, el BCV recibió sanciones por parte de la administración de Donald Trump que implican restricciones no solo para su directiva sino sobre operaciones directas con operadores bancarios foráneos. “Tal vez lo más crítico no es la mayor vulnerabilidad de la República en materia de endeudamiento externo, sino el deterioro que , como entidad, el BCV sufre a nivel reputacional. En otras palabras, es difícil confiar en las acciones y sus alcances, emprendidas por una entidad castigada por fundamentar su esquema de decisiones con argumentos técnicos poco válidos, en el contexto del problema que enfrenta. Ambos hechos nos hacen pensar sobre el rol actual  del BCV como regulador monetario”, explicaron Luis Arturo Bárcenas y  Giorgio Cumto, del equipo de Ecoanalítica radio.

A lo anterior, hay que añadirle que el 5 de mayo, el BCV publica la resolución N° 19-05-01, en la que autoriza la creación de mesas de cambio en los bancos, donde se podrá comprar y vender divisas, lo que tácitamente implica la flexibilización que no la derogatoria, del Sistema de Control Cambiario en el país.“La última novedad fueron las mesas de dinero. El BCV se hace a un lado de la gestión de operaciones entre agentes corporativos mediando bancos,  pero ya en teoría, no debería haber esa discrecionalidad que tenía el Dicom en materia de fijación de tasas e inclusive, en liquidación de operaciones. Hablamos de un mercado más libre que no significa o implicaría una liberación completa del esquema cambiario, como muchos han afirmado”

3 puntos que pueden condicionar el potencial éxito o fracaso de este sistema

Para Bárcenas y Cumto, hay 3 puntos por los cuales el nuevo sistema podría fracasar.

1.La oferta.

Se está hablando de una economía pequeña, que ha caído más del  56% per capita  2014, con un sector privado bastante disminuido en su generación de divisas. Esto implica que “no necesariamente el sector privado cuenta con las divisas necesarias para surtir una demanda tan grande”,

2.No hay incentivos . Hay poca credibilidad hacia las decisiones que tome el sector público, la gestión de Maduro y el BCV y no hay incentivos para dar más divisas “ El sector privado ve que a futuro, la persistencia de la hiperinflación y de una devaluación nominal puede seguir, la estabilidad cambiaria puede seguir y la mayor cobertura que tiene el sector son los dólares. Es difícil que el mercado se desprenda de ellos”.

De otro lado, la demanda, ya afectada por un crédito muy mermado y por un salario, en términos reales también  muy mermado. “Por más libre que esté ese mercado , la demanda responda simplemente a esa mayor libertad”

3.Cómo movilizar  esas divisas. “Más allá de que estamos ahora alejados del sistema Dicom todavía pueden persistir los aspectos operativos detrás de estas transferencias de cuentas en divisas en bancos locales a cuentas afuera o el uso de esas divisas a través de un medio de pago internacional emitido por un banco local”.

En general, hay consenso entre los economistas, en cuanto a que las sanciones internacionales pueden imponer desincentivos a la medida. “La mayor sombra de este anuncio está que el incentivo reputacional de participar en el sistema , ya que el BCV lo informa un mes posterior al anuncio de las sanciones del Departamento del Tesoro de los EEUU, lo que  hace que la interacción del BCV sean muy tóxica con los otros entes financieros, que como cautela, puedan evitar la participación con un ente que ha sido sancionado”, apuntó Cumto.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí: