Crímenes Sin Castigo

Javier Ignacio Mayorca

Un espacio destinado a la información y discusión de los problemas de seguridad ciudadana, con énfasis en la delincuencia organizada y su característica impunidad.

instalaciones del Metro de Caracas

Problemas de criminalidad que vienen presentándose en las instalaciones del Metro de Caracas

30/05/2018

Por: William Maurera

Este espacio lo vamos a dedicar, una vez más, a los problemas de criminalidad que vienen presentándose en las instalaciones del Metro de Caracas.

El Metro de Caracas fue durante mucho tiempo una referencia positiva sobre lo que debía hacerse en materia de seguridad. Los propios venezolanos solían señalar que el metro era como otro país, en referencia a las condiciones de orden que se percibían en todos sus rincones.

Pero, desde hace ya varios años, hemos visto como eso dejó de ser así. Las propias autoridades del subterráneo lo reconocen en forma tácita, cuando hacen perífoneos para advertir a los usuarios sobre la necesidad de cuidar sus propias pertenencias.

Junto a esto, los espacios del sistema han sido ocupados por buhoneros, charleros, vendedores y pedigueños, que aprovechan la ausencia de control para generar un entorno mucho más desordenado y proclive para hechos delictivos.

Los robos y los hurtos están a la orden del día en el metro. Durante las últimas dos semanas, se han recibido reportes sobre delitos contra la propiedad en las estaciones, El Valle y Plaza Venezuela, donde una persona fue herida con un arma cortante cuando se opuso a que le quitaran sus pertenencias.

En este último caso, la víctima pudo generar tanto escándalo que atrajo la atención de las autoridades, y fue posible detener a uno de los agresores. La víctima tuvo dos cortaduras en la espalda, cuando corría hacia el interior de la estación para resguardarse del delincuente.

En las estaciones del oeste caraqueño, además, son frecuentes los casos de hurto de materiales, que incluso ocasionaron este año la muerte de un individuo, cuando aparentemente intentaba apropiarse de un cableado.

La seguridad en el metro ha disminuido, entre otras razones, por la imposibilidad de controlar los accesos. Aunque usted no lo crea, esta ha sido una consecuencia adicional e inesperada de la ausencia de dinero efectivo. Desde hace semanas, las puertas del metro permanecen abierta para todo aquel que quiera utilizarlo sin siquiera pagar el importe insignificante que anteriormente era cancelado.

En un entorno como este de improvisación e inseguridad, es cuestión de tiempo que ocurra un hecho grave y lamentable. Debemos recordar que, cuando hay desorden, la mayor probabilidad es que ese desorden se acreciente y afecte a nuevos espacios.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí