Crímenes Sin Castigo

Javier Ignacio Mayorca

Un espacio destinado a la información y discusión de los problemas de seguridad ciudadana, con énfasis en la delincuencia organizada y su característica impunidad.

¿Cuáles son los móviles más frecuentes de los homicidios en Venezuela?

12/12/2018

Por: Zuhé Rodríguez

Los móviles son las razones o motivos que llevan a una persona a atacar a otra hasta el punto de quitarle la vida. Generalmente los móviles son lo último que se investiga o se determina en una pesquisa por homicidio, puesto que para eso es necesario haber identificado al victimario plenamente, y obtener de él o de sus cómplices o coautores la información sobre las razones de la muerte.

En Venezuela, sin embargo, los móviles son determinados durante la fase de análisis del sitio del suceso, para ello se toma en cuenta ciertos patrones o máximas de experiencia que tenga el investigador, por ejemplo: si la muerte se da en una vía pública sin que ocurra el posterior robo de las pertenencias, lo más probable es que tal homicidio sea catalogado como un ajuste de cuentas.

De acuerdo con fuentes policiales, los investigadores venezolanos manejan un listado de once móviles.

Hemos conocido de manera extraoficial, que más del 70% de los homicidios reportados en el país obedece a lo que llaman ajustes de cuentas. Este viene a ser como una especie de eufemismo en el que se colocan casos de venganzas y disputas por el control del territorio para actividades ilegales.

En segundo lugar, tenemos una categoría de móviles por determinar, es decir, en la que definitivamente la inspección del sitio del suceso no arroja ningún resultado concluyente. Lo interesante de esta cifra es que va creciendo con el pasar de los años, lo que dice mucho sobre la disminución de la capacidad de respuesta de los cuerpos de investigación policial.

En tercer lugar, el móvil manejado con mayor frecuencia para los homicidios es el robo o el robo de vehículos. Más del doce por ciento de los casos entra aquí, y podría ser mucho más si tomamos en cuenta que otro porcentaje de muertes obedece a robos frustrados, es decir, en los que la víctima en realidad se trata de un delincuente que intentó despojar a los demás de sus pertenencias y murió en este proceso.