¿Para qué sirve la militarización de los cuerpos policiales?

09/11/2017

Por: Harianlys Zambrano

El periodista especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, habló en la edición de “Crímenes Sin Castigo” de hoy sobre: “¿Para qué sirve la militarización de los cuerpos policiales?

La militarización de los cuerpos policiales no es un fenómeno nuevo en Venezuela. Antes de 1998, los cuerpos de seguridad preventivos usualmente estaban bajo el control de oficiales militares, generalmente surgidos de la guardia nacional. A partir de 1989, sin embargo, comenzó en el país un proceso de descentralización que trajo consigo la creación de cuerpos policiales en los municipios, cuyo manejo y dirección estuvo en manos de policías civiles de carrera.

Esas dos tendencias han estado presentes en el país durante los últimos veinte años. Pero está claro que los cuerpos preventivos manejados por policías y gerentes civiles tienen un mejor desempeño que los que funcionan bajo la tutela de un oficial de la fuerza armada. Y eso tiene una razón muy simple. En el caso de los civiles es más probable que exista una formación académica y un desempeño de carrera que lo lleve a la dirección del cuerpo de seguridad, es decir, esta posición representa una etapa clave dentro de su desarrollo profesional. Para el militar, mientras tanto, esta posición será algo pasajero y los resultados de su gestión no serán medidos en términos de un beneficio para la comunidad mediante la disminución de los índices delictivos, sino simplemente por el hecho mismo de haber ejercido la jefatura del cuerpo.

Por otro lado, los procesos de gestión y de gerencia de las policías son totalmente distintos si son ejercidos por civiles o por militares. En líneas generales, los militares tienden a trasplantar los esquemas de relacionamiento y disciplina castrenses, mientras que los civiles aplican esquemas de gerencia policial más abiertos al control externo.

Todo esto tiene un efecto inmediato en los resultados de la gestión en seguridad. Los cuerpos bajo gestión castrense, más preocupados por el control disciplinario, no logran disminuir las cifras de criminalidad con tanta rapidez como los civiles, que se adaptan con mayor facilidad a la resolución de situaciones concretas.

Durante la ejecución de la más reciente operación república se tuvo la posibilidad de ver cómo son los efectos inmediatos de la militarización policial. En los municipios capitalinos de miranda, las policías quedaron bajo el mando de oficiales activos de la fuerza armada durante una semana. En ese lapso, y a pesar del estado de sitio que se vivía en el país debido al despliegue de tropas, la criminalidad aumentó, en especial las manifestaciones violentas como los homicidios y los robos de vehículos. En el municipio libertador, mientras tanto, no hubo operación república pues no se llevaban a cabo votaciones, y la criminalidad tuvo un leve descenso.

Estas son lecciones que debemos ir aprendiendo y evaluando en un futuro. En resumen, quizá convenga recordar aquel refrán de la vieja sabiduría popular: zapatero a tus zapatos.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí