El lado positivo de la crisis: la solidaridad

21/12/2018

Por: Harianlys Zambrano

Si algo ha generado y despertado la profunda crisis económica que atraviesa nuestro país, ha sido la solidaridad de los venezolanos.

En efecto, cotidianamente encontramos a cientos de seres humanos inventando, creando, innovando y generando acciones para ayudar a los niños desamparados, al venezolano que ha caído en la indigencia, a los discapacitados, a los que están deprimidos; para llevar un rayito de luz y una sonrisa a los que están enfermos, para atender a todos aquellos que tengan una necesidad. Ya no nos resulta extraño toparnos con grupos de personas  que atienden desinteresadamente a los ancianos en situación de desamparo, a los niños, a los perritos y otros animalitos abandonados, a los que necesitan medicinas, a los que requieren de paz de espíritu y, por supuesto, a todos aquellos que necesitan alimentos.

Una de estas experiencias positivas, de tantas otras, vino de la mano de la gente de RG2, una agencia de publicidad y contenidos que trabaja para conectar con los consumidores, que realiza cada año en los días de navidad, su programa social Komida Navideña; una jornada donde se entregan cenas de navidad a personas en necesidad, para que nadie pierda la magia de la Navidad.

“Creemos que una empresa que se dedica todo el año a conectar con los venezolanos a través de las miradas de las marcas para las cuales trabaja, debe dedicar un poco de su tiempo para hacerlo a través de su propia mirada, y la nuestra es la gente con necesidades mucho más importantes en una época del año donde la bondad debe ser protagonista”, señaló Marcelino Madriz, uno de los socios de la firma.

La particularidad de este programa de responsabilidad social, es que conecta con las personas que trabajan con mucho esfuerzo y dignidad y aun así, no les alcanza el dinero para tener una cena navideña digna. Fue a esos venezolanos a los que, ya por tercer año consecutivo, RG2 buscó sorprender con la magia de la navidad y este jueves salieron a las calles de Caracas donde entregaron 350 comidas a gente que barría las calles, a los bomberos de las gasolineras, a los mecánicos de los talleres, a los señores de los quioskos, a los jardineros, enfermeras, vendedores ambulantes sin desasistir a todos aquellos en situación de vulnerabilidad que encontraban a su paso.

Desde 2016 venimos haciendo un aproximado de 350 cenas navideñas y buscamos no solo entregarlas a las personas, sino pasar unos momentos con ellas, compartir y conocer sus necesidades. Creemos que, al alimentar a Venezolanos que no deberían perder nunca la magia y la tradición de la navidad, nos nutrimos nosotros también de su realidad”, comentó Madriz.

La tradición dice que todos los 21 de diciembre, baja a la tierra el espíritu de la navidad  para bendecir con abundancia, paz y amor a los hombres y mujeres de buena voluntad.

La noticia es que el espíritu de la navidad ya está aquí, entre nosotros y que podemos encontrarlo justo allí, donde hay una mano bondadosa que genera una sonrisa y deja una huella, esa que nos distingue y nos hace ser esencialmente venezolanos.