Crímenes Sin Castigo

Javier Ignacio Mayorca

Un espacio destinado a la información y discusión de los problemas de seguridad ciudadana, con énfasis en la delincuencia organizada y su característica impunidad.

la capital

La gerencia de seguridad integral de una empresa alertó a sus empleados del incremento de robos en la capital

20/04/2018

Por: William Maurera

Recientemente, la gerencia de seguridad integral de una conocida empresa que opera en Distrito Capital emitió una alerta a sus empleados, relacionada con el incremento de los robos en ciertas vías de la capital.

El mensaje, distribuido durante la semana que finalizó el 15 de abril, advierte sobre el aumento en los asaltos en las avenidas principales de las urbanizaciones Los Ruices y La Trinidad, así como también en las avenidas San Juan Bosco y Luis Roche de Altamira, en las proximidades de los semáforos que cruzan con la Francisco de Miranda.

La situación que se ha detectado no es nueva, pero sí ha cobrado auge en estos días: cuando los semáforos cambian a rojo, los conductores que están en los primeros puestos para cruzar quedan expuestos y son robados mientras están en sus vehículos, por sujetos armados que generalmente se movilizan en motocicletas de baja cilindrada.

El problema es que las personas se ven prácticamente imposibilitadas de eludir la acción de los antisociales, puesto que se encuentran prácticamente encajonadas, sin ninguna movilidad.

Como sabemos, un principio de la seguridad física consiste en mantener la distancia y las barreras erigidas para impedir que el delincuente tenga acceso a nuestros bienes. Si se mantiene la movilidad, ocurrirá lo mismo con la distancia entre la víctima y sus victimarios. Por ende, nos permitimos hacer dos recomendaciones.

En primer lugar, se debe hacer todo lo posible por mantener la movilidad de nuestros vehículos. Esto implica planificar bien las rutas que vamos a recorrer, privilegiando el paso por vías expresas, con el menor número posible de paradas.

Pero en la entrada y la salida de estas vías generalmente hay calles y avenidas con semáforos y transitadas. Allí se debe operar según dos lógicas. la primera es moverse mientras haya espacio. Por lo tanto, no tiene sentido manejar pegados al vehículo que va adelante. Por el contrario, mantener la distancia no solo nos dará margen de maniobra si se presenta algún percance, sino que también abre la posibilidad de aplicar tácticas de manejo defensivo si se percibe la inminencia de un ataque.

Pero al detenernos por completo, lo ideal es dejar el mínimo espacio posible para que motorizados y transeúntes pasen por el lado izquierdo, es decir, cerca del conductor, o por adelante del vehículo. Entonces, péguese lo más posible aunque con prudencia al auto que va adelante, de manera que los antisociales tengan que mantener la circulación por el lado izquierdo del vehículo.

Hay oportunidades en que estas recomendaciones no pueden ser aplicadas, por ejemplo, cuando tenemos que detenernos en una vía en pendiente. Lo ideal, entonces, es evitar tales calles o avenidas durante las horas de mayor circulación, puesto que al pasar por allí correremos un mayor riesgo de ser víctimas de la delincuencia.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí