Crímenes Sin Castigo

Javier Ignacio Mayorca

Un espacio destinado a la información y discusión de los problemas de seguridad ciudadana, con énfasis en la delincuencia organizada y su característica impunidad.

En el mundo de la seguridad

En el mundo de la seguridad, hay cuestiones que es necesario decir y hacer, a pesar de que puedan parecer demasiado obvias

16/11/2017

Por: Harianlys Zambrano

El periodista especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, habló en la edición de “Crímenes Sin Castigo” de hoy sobre:  “En el mundo de la seguridad, hay cuestiones que es necesario decir y hacer, a pesar de que puedan parecer demasiado obvias

Cuando se ha cometido un asalto en la vivienda de una persona o en un condominio, las acciones inmediatamente posteriores de las víctimas deben estar orientadas hacia dos vertientes: lo primero, es necesario adoptar las medidas básicas para evitar la ocurrencia de nuevos eventos del mismo tipo. Por el otro lado, hay que formular lo antes posible la denuncia sobre el hecho ante el cuerpo de investigaciones científicas, penales y criminalísticas

Estas cosas, que parecen tan obvias, generalmente no son cumplidas en ese orden por las víctimas. A veces, producto del estrés ocasionado por el hecho mismo de la victimización, las prioridades no están del todo claras. En Venezuela, además, la desconfianza lleva a la gente a encerrarse en una especie de burbuja plástica, sin tomar ningún tipo de acción que siente las bases para impedir o retardar nuevos asaltos

la semana pasada, una vecina de El Marqués me refirió un evento lamentable relacionado con el robo del que fueron víctimas varios propietarios de apartamentos en un edificio de El Marqués

La información recabada en las primeras de cambio por los propios afectados reveló que los antisociales disponían de la llave que abre la reja de acceso desde la calle. Independientemente de si esto fue producto de alguna complicidad o del descuido de algún propietario, lo lógico era cambiar cuanto antes todos los sistemas que podrían quedar comprometidos con la posesión de esta llave en manos equivocadas

Pero el cambio de cerraduras y de la codificación de la llave electrónica no se hizo de inmediato. El argumento de algunos vecinos era que el costo de esta medida, aproximadamente unos cinco mil bolívares, era muy elevado

Estas son las cosas que a veces nos cuesta entender. Una persona, por ahorrarse cinco mil o diez mil bolívares, pone en riesgo las vidas y los bienes suyos y de otras tantas familias. Es una matemática absurda que muchas veces hacemos, sin tomar en cuenta los tremendos costos que pueden generarse por nuestra inacción.

En estos casos, las acciones denominadas de “recuperación” deben ser emprendidas siguiendo un protocolo guiado generalmente por la lógica y el sentido común. Pero ya sabemos, como decía el filósofo George Moore, que el sentido común es a menudo el menos común de los sentidos.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí