Bombonas, Subsidio

Estudio busca reducir políticas de subsidio del gas licuado de petróleo

10/08/2017

Por: Armando Marcel Monroy Arvelo

“La reducción del subsidio gas licuado de petróleo en Venezuela políticas equitativas para un consumo eficiente”, es un estudio que realizaron los investigadores del Centro de Energía y Ambiente del IESA, María Alejandra De Francesco y Diego Guerrero, que fue realizado en octubre de 2016 bajo el financiamiento de la embajada británica en Caracas. Según Diego Guerrero, el estudio comprende “una encuesta para entender la demanda de bombonas de gas en Venezuela”, ya que están preocupados “por el mercado doméstico de gas aquí, por el desarrollo de nuestras reservas de gas, preocupados por el tema de la escasez, preocupados por los precios que se estaban pagando sobre el gas” estableció.

Con el apoyo de Datanálisis, empresa contratada para realizar las encuestas, se entrevistó “a 420 personas de Petare, nos concentramos en hogares de bajos ingresos, estratos d y e debido a sus limitaciones de financiamiento” con el propósito de entender “cuanto están pagando las personas, a quienes lo están pagando y quienes estaban saliendo beneficiados por el subsidio”, destacó Guerrero.

 “las personas pagaban en ese momento 200 a 300 bolívares por bombona; ahora debe ser un precio distinto, puede estar entre los 5.000 a 15.000”, explica el  investigador que dictaba un estudio del 2016.

La investigadora María Alejandra De Francesco destacó que, “aparentemente si pagan el precio regulado de la bombona, sin embrago, la distribución de la misma, asociado a los camiones y a los conductores, implíca una propina que debe pagar el consumidor al distribuidor”. Asumen que esa diferencia “no está fijado en ninguna parte” y que, además, “se la queda algún vinculado a la distribución”.

Existen varios tipos de distribuidores del servicio de gas doméstico, Guerrero reseñó que, “en Petare el 60% o 70% de las personas consumen es de PDVSA GAS, y no por contratos privados”. La distribución de este servicio permite que las bombonas lleguen a la casa de los consumidores, sin embargo, “un porcentaje resaltaba que caminaba una media hora hasta el sitio y otra de las cosas que reportaron fue las largas colas de 30 minutos o hasta 1 hora en cola”.

Con respecto al subsidio y la perdida que tiene la empresa, Guerrero destacó que “el primer costo equivale a 600 millones de dólares anuales, eso fue en 2015, que fue comparando el precio del GLP con el precio internacional, junto al costo de venta del gas doméstico que existe”. Al momento de comparar el precio del gas licuado por petróleo, se puede verificar que “el precio del GLP internacional fluctúa entre 10 a 15 dólares; el gas metano que llega a un hogar tiene un costo de 5 dólares por kilo; entonces, la comparación es obvia al existir un contrabando”.

El objetivo de estos resultados para la embajada británica “es plantear políticas de reestructuración que buscan reducir el tamaño del subsidio (…), con el objeto de que éste servicio les llegue a familias que no tienen acceso al mismo”.

Escuche la entrevista completa haciendo clic aquí: