Cada vez las aplicaciones son más completas y ofrecen más a los usuarios, por eso es complicado para las nuevas hacerse un hueco en el mercado. Con tantas opciones, a veces puede resultar un poco sobrecogedor escoger aplicaciones para el móvil, y todavía más acertar y que las descargadas sean las que más se adapten a las necesidades de los usuarios. Por lo general, la mayoría acaban en el olvido, otras, en cambio, se eliminan con el tiempo. Sin embargo, hay aplicaciones financieras muy recurrentes y a las que siempre se les puede sacar partido.

Entre estas es imposible no mencionar las aplicaciones financieras para invertir, siendo un buen ejemplo una app para invertir en acciones. La mayoría de estas aplicaciones pertenecer a brokers digitales o bancos digitales que están regulados y ofrecen a sus clientes inversiones seguras y con total garantía: al ser empresas u entidades reguladas no hay ningún tipo de riesgo ni sorpresas para los clientes que se decidan a invertir a través de aplicaciones. Por lo general, ofrecen las mismas o más ventajas que en sus oficinas físicas o plataformas webs: entrenadores personales, cursos de capacitación, información sobre las últimas novedades y eventos del mercado, noticias del mercado financiero, gráficos, tutoriales, material audiovisual y servicio de atención al cliente.

Los usuarios de estas apps pueden invertir en acciones y también en muchos otros instrumentos financieros como el petróleo, el oro, el IBEX 35, o divisas como el euro, el dólar o las criptodivisas. Estas aplicaciones financieras son muy útiles pues se pueden descargar de forma gratuita y utilizarse solo cuando se considere que el mercado financiero ofrece inversiones interesantes, como por ejemplo cuando se producen cambios en los precios de los instrumentos como consecuencia de la inestabilidad política o económica de algunas potencias.

Tampoco pueden faltar en ningún teléfono móvil las aplicaciones para hacer pagos. Algunas de las apps más famosas para enviar dinero a cuentas nacionales o internacionales, ya sea con fines personales o profesionales, son PayPal y Transferwise. Ambas aplicaciones son muy fáciles de utilizar y se puede realizar la descarga de forma gratuita.

Tanto PayPal como Tranferwise permiten enviar dinero sin tener que pagar un precio por ello, solo existen algunas comisiones bajas por el cambio de divisas cuando las transferencias se hacen entre países con diferente moneda. Las transferencias llegan al destino de forma prácticamente instantánea. Además, muchas páginas web también aceptan pagos a través de PayPal: lo que resulta muy cómodo para los usuarios de esta app pues no necesitan introducir los datos de su tarjeta de crédito para hacer una compra por Internet, con iniciar sesión en PayPal es suficiente.

Hay miles de apps financieras, pero las de inversión y las de hacer pagos son las más indispensables. Por mucho tiempo que pase, la mayoría de usuarios las siguen utilizando a largo plazo.

Con información de Banca & Negocios