vehículo usado

Leyendas sobre hurtos de autopartes

20/12/2017

Por: Harianlys Zambrano

El periodista especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, habló en la edición de “Crímenes Sin Castigo” de hoy sobre: “Leyendas sobre hurtos de autopartes”

Las historias sobre hurtos de partes y piezas de vehículos en los estacionamientos, tanto públicos como privados, son de vieja data. Un aparato de sonido por aquí, unos cauchos por allá, un espejo y la batería más allá. Pero sabía usted que también le pueden hurtar el aceite del motor?

Esta pareciera ser la última novedad del hampa venezolana, que como ocurre con la delincuencia en otras partes del mundo está en permanente adaptación a las condiciones concretas del mercado.

El aceite de motor se ha convertido en algo costoso, más aún si desea colocar uno de calidad en su vehículo. Recientemente un vocero del sector transporte público decía que un cambio de estos fluidos puede costar hasta cinco millones de bolívares, según los precios que prevalecían en diciembre de 2017. Esto es definitivamente mucho dinero.

Recientemente, una nota del periodista de sucesos Manuel Tomillo en la web caraota digital daba cuenta de los hurtos de aceite para motor en estacionamientos públicos del distrito capital.

El procedimiento es sencillo, siempre y cuando se cuente con el tiempo y la ausencia de vigilancia suficientes para colocar un recipiente debajo del carter, que es el tanque del aceite de motor, y sacar el tapon utilizando una llave inglesa o también un dado o rachet.

Este nuevo modus operandi ya comenzaba a sonar en las redes sociales durante los primeros meses de este año, y la nota periodística termina de darle solidez al dato.

Ahora bien…¿qué hacen estos delincuentes con el aceite que se han llevado de los vehículos en la calle?

Para dar respuesta a esta interrogante hay que referir un procedimiento llevado a cabo por agentes de la policía del estado zulia el 12 de diciembre. Los agentes incautaron en el sector las amalias del municipio lossada 28 potes de refresco de un litro cada uno llenos con aceite para motor ya usado. El hombre que tenía estos recipientes huyó al avistar la patrulla policial, pero se presume que había instalado allí un puesto para la venta del hidrocarburo.

Estas ventas informales de aceite para motor también las hemos visto personalmente en las vías del estado vargas y en ciertos sectores periféricos de caracas.

De manera que una cosa lleva a la otra: el aceite que es hurtado de los vehículos en estacionamientos es revendido en las calles del país. Quienes los compran, desde luego, corren un riesgo enorme, pues desconocen la calidad y el tipo de aceite que le están vendiendo.

Estas son las cosas que se ven en el país gracias a las restricciones implantadas en los mercados, que dificultan incluso encontrar un pote de aceite para el motor de nuestros vehículos. Y estamos hablando de una “potencia petrolera”

Escucha el micro completo haciendo clic aquí