Momentos de riesgo para secuestros y robo de vivienda

09/11/2017

Por: Harianlys Zambrano

El periodista especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, habló en la edición de “Crímenes Sin Castigo” de hoy sobre: “¿Sabe usted cuáles son los momentos en los que se corre el mayor riesgo de ser víctima de un secuestro o de un robo de vivienda?

El 23 de junio, una banda armada asaltó una residencia de la urbanización los Ocumitos del municipio Baruta. Para lograr acceso al inmueble, los sujetos esperaron a que saliera un vigilante, lo sometieron y posteriormente sacaron del interior todos los objetos de valor, este robo de vivienda se perpetuo por vulnerabilidad.

El momento más riesgoso para la víctima es aquel en el que se rompen las barreras y el victimario sobrepone cualquier distancia para lograr el sometimiento. Eso ocurre generalmente cuando la persona está entrando o saliendo de algún sitio. Son los “momentos de transición”, de acuerdo con la denominación que han dado expertos como el exdirector de la policía judicial Miguel Dao

En los momentos de transición usted pasa de un ambiente cerrado a uno abierto o viceversa. Esto implica generalmente que usted disminuye su velocidad de circulación o se detiene, y por ende se hace vulnerable

El aprovechamiento de los momentos de transición era tradicional en los secuestros convencionales. Esta lección también fue aprendida por los sujetos que se dedican al secuestro express. Recordemos por ejemplo el caso del hombre que fue plagiado recientemente cuando esperaba la apertura de la reja del estacionamiento en su residencia de la segunda transversal de Santa Eduvigis, en el municipio sucre. Esto sucedió a principios de septiembre

Para incrementar nuestra seguridad, evitar el robo de vivienda, debemos aligerar los momentos de transición. Si usted lleva a alguna persona a su casa, evite las largas despedidas con el vehículo detenido frente al inmueble. Esto puede sonar un poco rudo e incluso descortés. Por lo tanto, es conveniente advertir al interlocutor sobre esta situación.

Si usted está llegando a su casa, aproxímese con lentitud a la entrada pero sin detenerse, y mientras tanto da tiempo para que se abra la reja del estacionamiento. De esta forma, cuando usted llegue al frente del inmueble ya la reja estará abierta y usted podrá entrar sin detenerse, aunque desde luego tomando las precauciones para no chocar ni atropellar a algún residente del lugar.

Si usted está saliendo de la vivienda o de la oficina, la situación es diferente. Use la reja como barrera y vea hacia ambos lados antes de quedar expuesto en la calle. Si esto no es posible, intente colocar una cámara de vigilancia que apunte hacia la fachada del inmueble, de manera que usted pueda salir con una visión clara de quienes puedan estar en la vía. Una solución antigua que todavía puede ser aplicada es la colocación de un espejo de aumento.  Estos dispositivos, sin embargo, son altamente vulnerables a los ataques de los vagos.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí