Persona non grata

Decisión de “persona non grata” aísla a Venezuela en el panorama internacional

26/01/2018

Por: José Antonio Vargas

El Gobierno Nacional, encabezado por el presidente Nicolás Maduro, declaró el pasado 25 de enero de 2018, persona non grata al embajador de España en Venezuela, Jesús Silva Fernández, “en virtud de las continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos de nuestro país, por parte del Gobierno español”, según lo que declaró Jorge Arreaza, canciller de la República Bolivariana de Venezuela, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, “el Estado receptor podrá, en cualquier momento y sin tener que exponer los motivos de su decisión, comunicar al Estado acreditante que el jefe u otro miembro del personal diplomático de la misión es persona non grata, o que cualquier otro miembro del personal de la misión no es aceptable”. Sin embargo, aunque cualquier Estado puede declarar persona non grata en cualquier momento, esta decisión tiene una grave repercusión para Venezuela, como declaraba Milos Alcalay, internacionalista y embajador, ya que, en lugar de traer cosas positivas para el país, lo que hace es aislarlo más en el panorama internacional.

Nerviosismo y torpeza” son los detonantes, en palabras de Alcalay, que hacen que Venezuela se encuentre en el Estado actual, donde el considerado “país más rico de América Latina, se ha convertido en el país más pobre”.

Además, resulta bastante preocupante las consecuencias que puede traer esta acción tomada por el Gobierno, ya que no es solo la declaración de persona non grata, resulta menester sumarle las continuas ofensas que realizan los diferentes líderes del Gobierno en sus distintas intervenciones. “Tú puedes tener diferencias, pero insultar, eso no se olvida en diplomacia (…) entonces cuando insultas a uno de los países miembros los insultas a todos”, resaltó el internacionalista.

Si Venezuela continuara llevando una “diplomacia de carritos chocones”, como la denominó Milos Alcalay, son dos los posibles resultados: “O una implosión, como en Europa del Este (…) de los mismos chavistas; pero si no hay la implosión, lo que viene es una explosión social”, señaló.

Elecciones frente a la comunidad internacional

De participar la oposición, o parte de ella, en las elecciones presidenciales convocadas para el mes de abril, de acuerdo con lo planteado por Milos Alcalay, la lectura que daría la comunidad internacional sería que “hay, sin darse cuenta, el Síndrome de Estocolmo o algo más grave, complicidad”, debido a que, “ir a elecciones, es cohabitar, es aceptar algo que es inaceptable”.

Asimismo, enfatizó que la parte de la oposición que sí acepte ir a las elecciones, a pesar de las condiciones que estableció el Gobierno Nacional, “serán responsables de una debacle y de un Maduro que se eternizará, a pesar del desastre de Maduro y de su Gobierno”.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí

 

Lea también: