Precauciones mínimas

Precauciones mínimas a tomar para evitar la victimización en los alrededores de los planteles

10/10/2017

Por: Harianlys Zambrano

El periodista especializado en criminalística, Javier Ignacio Mayorca, habló en la edición de “Crímenes Sin Castigo” de hoy sobre: “¿Cuáles son las precauciones mínimas que se deberían tomar para evitar la victimización en los alrededores de los planteles educativos?”.

Las áreas que rodean los centros educativos de todos los niveles pueden ser tomadas como puntos calientes o hot spots para la delincuencia. En virtud de la prolongada exposición de jóvenes sin mayor protección que sus propios compañeros de clases.

Esta situación debe ser tomada en cuenta por los padres o representantes, sobre todo si nos percatamos del contexto país que se vive en la actualidad, con crecientes cifras de violencia criminal. Específicamente en los momentos de mayor peligro, que son la llegada y en especial la salida de las jornadas de clases.

En ambas etapas se producen situaciones de escasa movilidad para los padres o representantes. Y esto significa que pueden ser presa fácil de los delincuentes.

Precauciones mínimas que se deberían tomar para evitar la victimización en los alrededores de los planteles educativos

  • Las personas que van a dejar a los niños y jóvenes en liceos y colegios deben analizar la situación concreta de cada instalación, con el propósito específico de lograr la mayor rapidez en las etapas de transición desde la circulación callejera hasta el interior de la instalación escolar.
  • En esto hay que instruir a los demás integrantes de la comunidad educativa. Un análisis que hemos realizado por experiencia propia nos indica que tales transiciones se prolongan indebidamente cuando los niños y jóvenes no están debidamente preparados al momento en que deben salir de los vehículos, o simplemente se quedan hablando con los conductores, en detrimento de la seguridad de las personas que vienen atrás.
  • Las direcciones de los colegios así como las sociedades de padres y representantes deben emprender campañas de concientización sobre este particular. Este simple detalle de agilizar la entrega de los estudiantes se traduce en una reducción de 30% en los tiempos de espera.

En las horas de salida, además, se producen situaciones en las que los estudiantes salen de los planteles hasta la calle circundante. Mientras están reunidos allí, el riesgo de victimización se incrementa. Una persona o un grupo de personas con malas intenciones pueden fijarse en cualquiera de los estudiantes, tomarse su tiempo para seleccionar a las víctimas y vigilarlas para conocer su rutina.

Escucha el micro completo haciendo clic aquí