Restaurante Alto

Restaurante Alto presenta su nuevo menú para volver a la raíz

22/03/2018

Por: Juan David Cuellar

El Restaurante Alto con sedes en la ciudades de Caracas y Miami, apuesta  en su nuevo menú por volver a lo básico: redescubriendo la gastronomía venezolana, transformado y experimentando las recetas típicas del país.

Carlos García, chef y propietario del Restaurante Alto, en conversación  con  Reinaldo Pulido, durante el programa “Turismo En Línea”,  señaló que  “dentro de los venezolanos era común preferir un salmón congelado, que podía llevar años en una nevera que unas sardinas recién pescadas de nuestras costas. La crisis nos ha llevado a re-describir nuestra gastronomía y ver lo buena que es”.

Indicó que dentro del restaurante se han buscado cambios frecuentes de menú y más ahora, cuando  no se sabe qué ingredientes se conseguirán “pero más allá de eso, la lista de platos viene creada con la idea del  compartir y volver aquella experiencia lúdica de comer con las manos, de la comida en el centro de la mesa, de poder pasar unos a otros ese plato y servirnos a gusto”, señaló. En la idea del compartir también se involucran  los mesoneros quienes participan dentro de la preparación , sirviendo los platos en mesa, realizando cortes y relacionándose con los comensales, agregó el chef y propietario del restaurante.

Menú con intensidades de sabores

Dentro de la carta “buscamos que el cliente quede satisfecho e interactúe como si estuviera en la sala de su casa. Experimentamos con lo que ya conocemos y buscamos crear sabores nuevos, uno de ellos, el ceviche con guayaba y mandarina, una mezcla entre el frescor de la mandarina y el sabor tierroso de la guayaba”, señaló .

Refirió que en el equipo de la cocina se utilizan todos esos condimentos de la abuela, cubriendo el pescado con menta, cilantro, apio españa y perejil “todo servido con bollitos”,además muchos de los platos están diseñados para comer con la mano, entre ellos están las piernas de cordero, los chuletones y los pescados.

Otros platos dentro de la carta, son la sopa de gallina al “old School”, donde el pollo se desmenuza y se hace a la plancha, con un arroz pegado hecho en caldo de pollo relleno con un sofrito criollo, de botarga o huevas de lebranche cocidas en sal junto con chorizos artesanales y un huevo frito, “por la sensación de comerse ese sabor de casa, de comer arroz con un huevo frito”, expresó

Entre los platos más complejos, se encuentra el cabrito cocido en leche de cabra fresca, donde en primer lugar, se cocinan los huesos del animal, luego se saca y se pone a reducir en 3 días, para luego servirse en el plato junto con queso llanero rebosado con maicena.

La crisis sigue, pero Alto no se detiene

La idea es seguir siendo la misma familia de Alto. Manejar un negocio de este tipo es muy complejo y más por la  búsqueda  de los ingredientes, Sin embargo, todo se consigue en un momento. Expresó que entre “las tareas más difícil es mantener el personal motivado, para que se animen de ir a trabajar, no por un tema de salario si no por un tema de disfrute de lo que hacen .  Por ello en Alto  ahora realizamos talleres de meditación y yoga, junto con vacaciones en agosto y diciembre para que los trabajadores se reúnan con sus familias”, concluyó.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí

 

Lea también: