salario mínimo real

Salario mínimo real cayó un 38 %

13/09/2017

Por: Gabriela Hernández

Un nuevo ajuste de sueldo de 40 % en la remuneración básica y 24 % para el bono alimentación, sería decretado por el Ejecutivo el próximo primero de noviembre, según pronosticó en su informe semanal, la firma Torino Capital. Especifican que tal planteamiento se desprende de que el gobierno ha elevado sistemáticamente el salario mínimo real cada dos meses en el año 2017.

“Según este pronóstico, la remuneración al cierre del año sería de Bs. 433.915, un incremento nominal de 378 % comparado con el cierre de 2016. Esto está muy por debajo de la tasa estimada de inflación de 717 % en el mismo lapso. Medido a la tasa Dicom calculada para diciembre, el salario caería de 97 a 80 dólares.”

De hecho, estiman estos analistas que “(…) El salario mínimo real tuvo un pico en enero; desde entonces, ha caído en 38 %. (Este) se elevó en términos interanuales hasta marzo, y desde entonces ha ido disminuyendo. Para septiembre, este descenso ha llegado a 35,1 %. Tal comportamiento concuerda con la idea de que la inflación se acelera más rápidamente que la capacidad del gobierno”, apuntan.

Salario mínimo real y los porcentajes

Tomando en consideración la recurrencia bimestral de los ajustes, estiman que el ritmo de estos incrementos es de una tasa mensual de 14 %.

Acotan que “el aumento de julio por segunda vez en este año, está por debajo de nuestro cálculo de tasa inflacionaria en 25 %; para julio y 22 % para agosto. No obstante, en términos de la tasa Dicom, el incremento se sitúa en $97, prácticamente el mismo nivel de $95 en julio”, amplían.

En cuanto al impacto de tales incrementos en el Producto Interno Bruto Nominal, especifican los analistas que “la factura salarial para 2017 finalice en Bs 19,4 billones, o 7.100 millones de dólares a la tasa promedio Dicom para el año. Esto sería muy similar al nivel en 2016 de $6.900 millones. Sin embargo, como porcentaje del cálculo del PIB nominal, la factura salarial bajaría realmente de 11,5% a 8,9%. Esto sugiere que el incremento salarial no impulsa significativamente la presión del gasto” argumentan los expertos del banco de inversión.

 

Créditos: El Universal