AIAG artes graficas

Industria gráfica del país en situación de riesgo

05/10/2018

Por: Harianlys Zambrano

Cuando una empresa del tamaño de Smurfit Kappa cierra sus operaciones en Venezuela se pone todo en perspectiva, una empresa fundada en 1954, que deja más de mil trabajadores sin sustento, el conglomerado exportador más grande de nuestro gremio y mejor estructurado, hace un ruido en nuestros agremiados ya que muchos dependen del cartón nacional para fabricar estuches, muchas corrugadoras no tendrán materia prima y faltaran las cajas para embalar en las líneas de producción.

Esta semana cumplimos un mes del aumento de salario mínimo decretado por el gobierno, y lo que sobrevive es desinformación y estrés. Muchas empresas al no poder asumir el aumento decretado por el estado aceptaron acogerse al subsidio, mientras otras asumieron la posición de cancelar el aumento directamente enfrentando un alto costo, una gran mayoría de empresas cerraron sus puertas, nuestro sector no escapa a la realidad del país y muy pocos de nuestros afiliados están trabajando continuamente, la mayoría trabaja 3 días a la semana o medio tiempo, haciendo un trabajo de vez en cuando para poder cubrir los gastos.

La situación hace que todos nos preguntemos ¿hasta cuándo?, ¿cuál es el punto de quiebre? si sumamos todas las modificaciones fiscales y parafiscales, llegamos a la conclusión de que estamos totalmente asfixiados, cada empresa según su número de trabajadores tendrá una realidad distinta, pero ninguna puede hablar de crecimiento. A nuestros empleados en el mejor de los escenarios cobran el subsidio y cobran completo su sueldo en la empresa, y de igual manera no les alcanza para cubrir las necesidades básicas.

Los departamentos de recursos humanos tienen un mes buscando soluciones para las nóminas y después de revisar, preguntar e indagar, encontramos lo que parece ser la estrategia más aplicada, que deja perplejo en su forma a cualquier economista. Todos los empleados y obreros pasaron a recibir un salario mínimo, eliminar las escalas salariales y poner a todos en igualdad, es el punto de inflexión para determinar ¿cómo se llama la obra?, y en base a eso tomar las estrategias dentro de nuestras empresas.

En la AIAG preocupados, seguimos trabajando proponiendo soluciones para orientar a nuestros afiliados y en el marco de la discusión del contrato colectivo le pedimos mantener la unión y solidaridad con el gremio.

Lic. Esmic Rodriguez

Presidente de la AIAG