estrés

El venezolano vive en un estado de estrés permanente

23/02/2018

Por: José Antonio Vargas

Es un hecho que el venezolano vive en una constante presión, debido a la situación política, social y económica por la que atraviesa el país; en este sentido, el psiquiatra y ex director de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, Robert Lespinasse, afirmó que “la situación se hace cada vez más tensa, cada vez más complicada desde el punto de vista emocional, vivimos un sobresalto y una constante tensión (…) vivimos, hoy en día, una situación nueva durante todos los días, todo el tiempo, esto mantiene los sistemas de alarma del organismo en constante funcionamiento, produciendo un inmenso desgaste”.

Siguiendo las palabras de Lespinasse, los venezolanos viven “un estrés crónico, ya no es un estrés que es una situación puntual que se produce en un momento dado por alguna circunstancia, sino que es un estrés permanente, lo cual altera el funcionamiento normal de las personas”. Este tipo de estrés se caracterizaría por el “estado de angustia, de ansiedad, donde la persona siente que algo va a pasar, pero no sabe qué”, lo que le va a producir en un individuo un estado de “insomnio, come mucho o deja de comer, debido a que le da un apetito excesivo o el apetito disminuye totalmente, también se puede mantener expectante, esperando lo que va a pasar”.

El éxodo que vemos día a día de venezolanos también genera secuelas o repercusiones, tanto en la persona que se queda como en la persona que se va, debido a que “quedan cuadros de depresión terribles, las familias se separan, se dividen (…) la soledad es una de las cosas más terribles que un ser humano puede vivir”.

¿Cómo sobrellevar la situación?

Robert Lespinasse apuntó a que “hay varios recursos que tenemos que usar para apalear un poco esta situación que nos está afectando; el primero es el soporte que representa la unión familiar (…) ese amor entre familia es un elemento que ayuda mucho, porque la persona no siente que esté luchando estérilmente y al mismo tiempo solo y sin poder tener a alguien con quién compartir un poco su situación; el otro elemento es, fundamentalmente, la dosificación de la información, de la noticia, no debemos estar desinformados, pero tampoco excesivamente informados”.

¿Todavía queda fuerza emocional para hacerle frente al país?

Con respecto a la pregunta constante de que si el venezolano todavía tiene fuerza emocional para hacer frente al estrés que trae consigo la situación en la que se encuentra Venezuela, Lespinasse afirmó que “afortunadamente todavía hay personas que (…) están produciendo respuestas”, el problema recaería en que dado la “poca solidez de los grupos que representan el liderazgo (…) que tienen una credibilidad perdida, hace que haya una gran decepción”.

Falta de medicamento, una variable que se añade a la ecuación

Para finalizar, Lepinasse manifestó que hay otro elemento importante dentro de todo este problema emocional, y este elemento sería tangible porque sería “la ausencia total de medicamentos con los cuales ayudar a los pacientes”. Ya que denunció que los medicamentos como los antidepresivos, tranquilizantes, los ansiolíticos, los antipsicóticos, no se consiguen en el mercado.

Ver al paciente en esas condiciones y no tener como lograr que consiga los medicamentos, y si los consigue afuera son carísimos (…) esta situación nos está asfixiando cada vez más; viendo a los pacientes morirse o suicidarse o llegar a situaciones en las cuales se deterioran marcadamente porque no tenemos con que ayudarlos a resolver el problema”, comentó muy preocupado el psiquiatra Robert Lepinasse.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí

 

Lea también: