VINI.VIDI.VICI

VINI.VIDI.VICI de Leo D’ Addazio

09/11/2017

Por: Víctor Peña

El sommelier o sumiller es un experto que sugiere a la clientela de los grandes restaurantes el vino apropiado para la ocasión. Tradicionalmente en Europa un sommelier que ha sido certificado profesionalmente se identifica porque porta sobre su pecho una pequeña taza de plata colgada, el catavinos o tastevin.

Leo D’Addazio, presidente de la Asociación y Academia de Sommeliers de Venezuela, conversó con Reinaldo Pulido acerca de la Academia de Sommeliers de Venezuela y sobre el libro: VINI.VIDI.VICI. “El sommelier dejó de ser la figura que servía vino y empezó a encargarse también de aguas minerales, aperitivos, digestivos, súper alcohólicos, otros tipos de bebidas. Incluye chocolates, jamones, quesos, tés, infusiones, cafés y habanos“, explicó D’Addazio.

De igual forma, indicó que el sumiller busca que el comensal disfrute al máximo de su velada con lo que está comiendo. “Hoy en día como sommeliers a nivel mundial estamos eliminando la palabra maridaje“, comentó el presidente de la Asociación y Academia de Sommeliers de Venezuela, debido a que existe una armonía entre diversos platos.

Hoy en día hay mucha gente trabajando en neurogastronomía y es eso hacer que la gente se sienta a gusto. La gente no va a los restaurantes a comer, van a pasar un buen rato (…) Si tu lo haces pasar un buen rato, la comida puede haber tenido algún defecto y lo va a soportar. Si la comida es perfecta y el mesonero es grosero, va a ser el peor restaurante del mundo“, señaló D’Addazio.

Asociación y Academia de Sommeliers de Venezuela

Este es un movimiento que nace en Puerto Ordaz“, afirmó el presidente de la Asociación y Academia de Sommeliers de Venezuela gracias a las industrias siderúrgicas de muchos europeos, los cuales tenían la costumbre de consumir vino. “Era necesario tener buenos vinos para esa gente“, recordó D’Addazio quien desde pequeño en el restaurante de su padre observaba la demanda de los vinos.

Luego de entrenar como sommelier en Italia, empezó a preparar a nuevos en la materia. “Empecé con un señor bastante serio, un muchacho. El problema era que cada vez que llegaba a una mesa, la gente rechazaba al hombre. Pensándolo un poco dije vamos a tratar con muchachas y ya por ahí entraba el vino” indicó.

La Asociación Venezolana de Somelliers, ingresó a la Asociación Mundial dos años antes que la argentina y un año antes que la chilena. “Cuando fuimos a ingresar era 90% damas y 10% hombres, cosa que llamó la atención de la mundial“. destacó D’Addazio. La Asociación tiene sucursales en Puerto Ordaz, Caracas y Mérida. Se han graduado 700 personas y el curso dura un año y nueve meses.

VINI.VIDI.VICI

El libro VINI.VIDI.VICI resume vivencias a través de la experiencias de Leo D’Addazio. “Esta narrado en una manera muy personal(…) Yo quería que la gente entendiese como se hace el vino (…) Es un libro de consulta“, aseveró. Se realizó una especie de línea temporal sobre el vino.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí