El agujero de la capa de ozono ha aumentado en tamaño en los últimos años, según una investigación reciente realizada por científicos de Nueva Zelanda.

A pesar de las medidas energéticas contra la producción de clorofluorocarburos (CFC) que comenzaron en la década de 1980, se demostró que hay mucho menos ozono en el centro del agujero en comparación con hace 19 años.

Los investigadores señalaron que ha habido una pérdida del 26% en el núcleo del agujero de ozono. Este año, el agujero ya superó el tamaño de los tres años anteriores y es uno de los más grandes registrados en la última década.

Adicionalmente, se reveló que el agujero no sólo es más grande en superficie, sino también más profundo durante la mayor parte de la primavera.