El incremento de la producción petrolera, resultado de los convenios operativos para recuperar campos maduros, no se concretará en 2018, por lo que no se revertirá la caída sostenida del bombeo que entre enero y agosto pasados se ubicó en 365.000 barriles diarios, aseguraron fuentes del sector energético.

Iván Freites, directivo de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela, explicó que muchos de los pozos de los bloques asignados están en malas condiciones por la falta de mantenimiento debido al fuerte descenso de la explotación de petróleo desde 2012.

Fuentes secundarias del mercado petrolero internacional, en las cuales se basa la Organización de Países Exportadores de Petróleo para elaborar los informes de producción de sus miembros, muestran que el bombeo de crudo venezolano pasó de 1,6 millones a 1,23 millones de barriles entre enero y agosto.

Pdvsa anunció en noviembre pasado que suscribiría contratos para subir la producción en un millón de barriles al día en 2018, meta que se redujo a 600.000 barriles en septiembre de este año.

“Hay que evaluar cómo están los yacimientos objeto de los convenios para determinar las tecnologías de recuperación (vapor, químicos y gas) en la extracción del crudo, eso precisará la inversión que se debe realizar”, dijo Freites.

El dirigente sindical destacó que los trabajos se retrasarían porque en Venezuela no hay maquinarias ni equipos de perforación y producción disponibles, pues las contratistas que los alquilan se fueron del país por el impago de Petróleos de Venezuela.

Agregó que las empresas mencionadas por el presidente Nicolás Maduro hace tres semanas para suscribir los convenios operativos son desconocidas o inexpertas en producción y reactivación de pozos. “En esa lista de siete empresas a las que sumarán otras siete, no están las grandes compañías especializadas como Halliburton o Schlumberger de larga trayectoria en Venezuela, pero que ya no prestan sus servicios porque Pdvsa les debe mucho dinero”, afirmó.

El economista Orlando Ochoa también pone en tela de juicio la capacidad de las empresas y citó el caso de Venezolana de Refrigeración C.A, que hasta ahora solo prestó servicios de refrigeración a Pdvsa Gas. A Venenca le asignaron los campos Carito y Parital, estado Monagas, que actualmente producen 200.000 barriles diarios de crudo liviano para elevar la explotación a 400.000 barriles.

Ochoa señaló la contradicción en que cae la dirigencia izquierdista, entre ellos Alí Rodríguez Araque, presidente honorario de Pdvsa, con la firma de unos acuerdos petroleros con empresas privadas similares a los de la década de los noventa y que ellos calificaron de entreguismo de la soberanía nacional.

Alertó que se desconocen los términos de esos contratos, así como los convenios suscritos con China la semana pasada durante la visita de Maduro a ese país.

José Bodas, dirigente de la Futpv, recordó que la deuda de Pdvsa con las empresas contratistas tradicionales venezolanas y extranjeras es de 12 millardos, y entre 20 millardos y 25 millardos de dólares, respectivamente.

Subrayó que Pdvsa aportará sus propios trabajadores a las compañías encargadas de reactivar los campos maduros, dado que en el paquete de las ofertas para atraer los inversionistas está proporcionar mano de obra muy barata debido al contrato colectivo desventajoso firmado con sindicalistas afectos al gobierno.

Créditos: El Nacional

Lea también: