Karen Moya: niña colombiana que recorre 40 minutos cada semana para ir a la biblioteca

0
13

Un día como hoy

  • Nace Fernando Pinilla, caricaturista, ilustrador y columnista. Autor de cuatro cuentos infantiles escritos e ilustrados por él: El hada de los castigos, El misterio del bosque, Fausto Marden y El Gato Glotón. También tiene una novela negra, El susurro de la mariposa.
  • En 2002 fallece, Camilo José Cela, prosista español, miembro de la Real Academia Española. Premio Nobel, premio Príncipe de Asturias, premio Cervantes. Autor de “La Colmena, “La Familia de Pascual Duarte” o “San Camilo”, entre otras muchas.

Algo más que leer

En noticias del mundo de la literatura: Karen Moya, una niña colombiana de 7 años, vive en Bogotá, en la vereda de Ciudad Bolívar y cada semana emprende una aventura de 40 minutos para ir a la biblioteca más cercana.

Ella tiene una yegua llamada Fortuna y cree que los libros son su salvavidas. Vive en una finca sencilla, a 3.400 metros de altura, en la vereda Pasquilla, a las puertas del páramo de Sumapaz.

Es una niña que descubrió su amor por los libros y recorre sola ese camino sorteando  los vientos helados con una sonrisa, hasta llegar a la biblioteca de la vereda para llevarse dos o tres libros; una travesía de 40 minutos.

Karen es una niña lectora y su ritual de bajar el monte, a lomo de yegua, para pedir libros y devolverlos la semana siguiente lleva casi el mismo tiempo que el de la inauguración de la biblioteca pública de Pasquilla: seis meses.

Qué hermosa historia, el amor de una niña por la lectura…

Recomendación

A FUEGO DE JAZZ

Autor: RODRIGO LARES BASSA

Es un libro de poesía que conjuga así como buen músico de jazz,  dos grandes opuestos, soltura y precisión, y da cuenta de las síncopas del espíritu, sus indagaciones metafísicas o emocionales, como quien sabe improvisar sin perder el control. La gracia, la gratuidad de las flores amarillas del jaramago de Lorca, a quien elige como duende tutelar de este su primer libro de poesía

Frase del día

Temía ser rechazado, sí, pero más temía ser aceptado por las razones equivocadas

                                                                                                       ERICH SEGAL

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí