Para que la identidad digital sea un proyecto exitoso no debe ser de uso exclusivo del Estado

0
4

Como parte del programa Prospectiva 2035 de Fedecámaras, se realizó el conversatorio titulado “Identidad digital, nuestro yo del futuro», con Alejandra Stolk, presidente del Capítulo Venezuela de la Internet Society, quien aseguró que para que en Venezuela se logre un proyecto de identidad digital es necesario tener acuerdos de múltiples partes con visión y apoyo de todos los involucrados, debe generar confianza, abierto a la innovación, a la adopción de cambios y mejoras, y contar con una ciudadanía informada.

Para que la identidad digital sea un proyecto exitoso, no debe ser de uso exclusivo del Estado, deben estar involucrados todos los actores sociales; privado, Estado, salud, academia, etc. No puede ser percibido como propaganda política ni como plataformas de coerción para los ciudadanos.

Stolk destacó que “en Venezuela tenemos mucha población que ya tiene experiencia en línea, es ávida de nuevas aventuras y emprendimientos. Tenemos que mejorar la formación y la digitalización de nuestra población. Debemos mejorar la infraestructura del país para brindar soporte a las plataformas tecnológicas y debemos trabajar en llevar conexión a aquellos sitios donde sea ineficiente e inestable”.   

  • ¿Por qué es tan importante tener una identidad digital sobre todo cuando nos referimos a las empresas?

Alejandra Stolk mencionó varias ventajas para las empresas al tener una identidad digital: menor tiempo en transacciones comerciales, disminución de la burocracia, confianza en los datos, aumento en la eficiencia, mejoras en la producción, optimización de la oferta en el mercado, reducción de costos de inventario, mejoras en la productividad agrícola, inclusión en el acceso a información y recursos.

Para que todos podamos tener una identidad digital requerimos que podamos verificarnos con un alto grado de seguridad, que cumplamos con normas tanto del gobierno como del sector privado, que nos permitan compartir o no la información que queremos, al final es nuestro derecho el decidir. La decisión debe permanecer en el ciudadano.

Destacó que la identidad digital sea única y establecer el consentimiento individual, protegiendo la privacidad de los usuarios y garantizando el control de los datos personales.

Países que han tomado la identidad digital como un proyecto nacional se han enfrentado a varios problemas, algunos de ellos son:

  • Desconfianza
  • Protagonismo del Estado
  • Falta de transparencia
  • La burocracia
  • Los países se presentan proyectos muy ostentos con muchos objetivos que cumplir

Algunos países que han tenido éxito han logrado: adopción temprana de nuevas tendencias, representación de todas las partes (de todos los involucrados), marcos regulatorios ágiles que permitan cambios rápidos que se adapten a las nuevas tecnologías, que hay espacio para la flexibilidad, la formación para la información (campañas de información e inversión).

La Unión Europea, por ejemplo, espera que para el año 2030, Europa tenga los servicios públicos clave 100% en línea, asimismo, que el 100% de los ciudadanos tengan acceso en línea a sus registros médicos y el 80% de los ciudadanos utilicen su identidad digital.

La experta digital aseguró que «En Venezuela somos tecnológicos, al venezolano le gusta la tecnología y a pesar de las grandes dificultades que tenemos, nos conectamos a la tecnología y estamos sedientos de tecnología (…) La identidad digital todos los ciudadanos lo aspiran, pero es un proyecto a largo plazo y en Venezuela nos cuesta planificar a largo plazo. Tenemos que adoptar lo nuevo, pero no podemos estar cambiando completamente cada vez que salga algo nuevo, debemos mantenerlo y hacerlo flexible, capaz de cambiar.  Nos cuesta el trabajo entre instituciones. Nos cuesta la integración entre empresa, academia y el estado»

  • ¿Qué le espera a Venezuela en la identidad digital en 2035 si no se tiene un proyecto?

La profesora universitaria dijo que de todas maneras llegará al país, lo más probable es que sea fragmentada, diversa, que va a ser solamente para ciertas aplicaciones y que va a conllevar a una mayor brecha digital. «Vamos a tener una opción del Estado que pocos van a seguir utilizando, seguramente con tinte político y no de estado; y siempre habrá mucha gente que no quiera estar ahí”.

  • ¿Cómo se divisa nuestro futuro digital?

Muchos países se están preguntando hoy en día, qué medidas deben tomar para regular los espacios digitales en sus países. Hasta dónde llegan sus fronteras digitales como nación y qué tanto pueden regular los Estados.

«Desde la perspectiva del Estado lo hace porque quiere tener control de sus ciudadanos de manera digital, pero desde el punto de vista de usuarios y de ciudadanos, el Internet es un espacio abierto de confianza y que nos brinda cierta seguridad y cuando el Estado habla de que va a regular el uso del Internet, empiezan a encenderse alarmas». Hay mucha resistencia a la regulación de los Estados

En este sentido, concluyó que el futuro digital no va a ser igual para todos en el mundo, va a haber diferencias. «En el extremo menos digital estarán todavía los sistemas manuales y en el extremo más digital, vamos a ver cómo todo va a estar en la nube y los ciudadanos no tendrán nada en papel, y vamos a tener la gran mayoría de los países en el centro, es decir, en modelos híbridos».

Vea el conversatorio completo aquí:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí