Pereira: «el derecho a la propiedad no es solo un incentivo, sino un fundamento para la democracia»

0
23

Muchos son los estigmas que se han creado en la población sobre el verdadero significado del término «propiedad privada«. Sin embargo, «el derecho a la propiedad no es solo un incentivo, sino un fundamento para la democracia», así lo asegura la profesora Isabel Pereira, doctora en sociología, investigadora social y coordinadora de la Unidad de Políticas Públicas de CEDICE Libertad.

«Uno de los fundamentos de la democracia es la libertad, y está estrechamente ligada a la propiedad, porque es la manera de expresarse el ser humano cuando está en la tierra», afirmó Pereira.

La profesora manifestó que generar propiedad es algo muy amplio porque, no es solamente generar propiedad material, sino la propiedad de la vida de la persona, la propiedad de su libertad, la propiedad inmaterial o subjetiva de todas aquellas cosas con las cuales el ser humano contribuye a enriquecer la vida y la cultura del país donde viva.

Luego de haber realizado diferentes trabajos de campo en comunidades, la investigadora social afirmó que la mayoría de la gente parte de la idea de que la propiedad privada concierne solo a la «gente rica», que son los que disponen de grandes propiedades. Sin embargo, afirmó que el ser humano necesita entender que por su naturaleza, por su desarrollo cultural, por sus opciones de vida es un productor de propiedad intelectual y generador de nuevas cosas. Crear propiedad es poner algo nuevo sobre lo que ya existe, que puede ser un bien material, un servicio, una obra artística, una idea, todo eso es propiedad.

Asimismo, habló sobre la importancia de que el Estado cumpla con sus funciones elementales como velar por la defensa y garantía de los derechos fundamentales, entre los que se encuentra el derecho a la propiedad. «Si el Estado interviene o interfiere en el derecho fundamental del acceso a la propiedad de los ciudadanos, entonces se está desviando totalmente de su verdadero papel que es estar al servicio del ciudadano», aseguró.

«El primer objetivo de un Estado democrático es garantizar que sus ciudadanos puedan crecer, expansionarse, desarrollar todas sus cualidades y capacidades. Ahora, si yo intervengo en la propiedad de una persona estoy arrancándole parte de su desarrollo de vida, de su proyecto personal, de sus capacidades y posibilidades como ser humano», destacó la profesora Pereira.

También, afirmó que el ser humano es propietario de su vida y tiene el derecho a definir su proyecto de vida que sea en el marco en el cuál se desarrolle en todos los marcos de su existencia de la manera en que desee. Si el Estado interfiere con el derecho a la propiedad, está dejando de ser un Estado democrático que garantiza la libertad y pasa a ser un Estado totalitario que asumen el control total de la vida.

Uno de los principales discursos que se ha manejado en Venezuela es que el petroleo ha sido el culpable de la situación tan crítica a la que ha llegado el país. Ante esto, Pereira comentó que: «ha sido muy fácil decir que el petroleo ha sido el culpable de todos nuestros males, pero el petroleo no tiene la culpa de nada, son lo individuos, las personas, los grupos, los sectores políticos que han tomado decisiones sobre cómo se utiliza el petroleo».

Por otra parte, resaltó que cuando le echamos la culpa al petroleo le que estamos haciendo es esquivando nuestras responsabilidades como país y como sociedad. «Nosotros no podemos ser indiferentes ante el manejo que los gobiernos de turno tengan sobre esta industria, porque los ciudadanos tenemos que ser representados en sus decisiones estratégicas fundamentales», aseveró.

Isabel Pereita destacó que actualmente el Estado como institución política le roba a los ciudadanos la posibilidad de actuar dentro de los sectores que generan riqueza, los sectores donde hay ventajas comparativas. La propuesta que normalmente maneja este tipo de gobiernos se basa en apoderarse de esos sectores, reciben la renta, la distribuyen y le dan financiamiento a aquel que quiera producir.

Uno de los grandes problemas que presentó la profesora con este sistema es que generalmente el que recibe la riqueza es el Poder Ejecutivo y no el Estado en todas sus dimensiones, otorgándole un poder extraconstitucional e ilimitado, contrario a los poderes liberales generando un estado patrimonialísta y enajenador de los bienes y factores de riqueza.

«La gran pelea en Venezuela no es generar crecimiento, no es crecer económicamente, sino cómo esa renta que yo recibo sin mayores esfuerzos la distribuyo como a mí me parezca porque soy el dueño del Poder Ejecutivo», aseguró.

Por su parte, David Govea, presidente encargado de Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), manifestó que han recibido denuncias nuevamente de una ola de pretensiones de invasión y de rescate de tierras, expropiaciones o confiscaciones, que al final es una violación a la propiedad que le ha hecho y le seguirá haciendo mucho daño al aparato productivo nacional.

«La producción nacional, en términos de la producción primaria de alimentos, está en condiciones muy precarias hoy en día. La desnutrición, no solamente en niños sino en todos los venezolanos, es evidente (…) Hoy no estamos en condiciones de poder cubrir las necesidades del venezolano», declaró el productor agropecuario.

De esta forma, Govea denunció que el venezolano hoy en día no tiene libre acceso a la alimentación, que es un derecho humano, y un país que no produce, por lo menos, para alimentar a los ciudadanos, no es un país soberano. También, resaltó la necesidad de generar un gran pacto social, una visión compartida de país, un consenso y un gran pacto entre el sector privado y público.

Escucha la entrevista completa haciendo clic aquí:

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/339505192″ params=»color=ff5500&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false» width=»100%» height=»166″ iframe=»true» /]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí