Foto: Meta

Meta advirtió a 50.000 usuarios a nivel global de Facebook e Instagram que sus cuentas fueron espiadas por sistemas comerciales de «vigilancia por encargo».

Según la actualización sobre el caso que publicó la compañía, las personas fueron atacadas por siete entidades y ubicados en más de 100 países. Entre los objetivos se encontraban periodistas, disidentes, críticos de regímenes autoritarios, familiares de opositores y activistas de derechos humanos.

Meta resalta que los «mercenarios cibernéticos» suelen afirmar que sus servicios sólo se dirigen a delincuentes y terroristas. Sin embargo, la investigación interna de la compañía demuestra que los ataques son indiscriminados.

La amenaza fue descubierta por primera vez con en una investigación de Meta, donde se identificaron diferentes grupos de espionaje, los cuales fueron retirados de la plataforma.

«Estas empresas forman parte de una industria en expansión que proporciona herramientas de software intrusivo y servicios de vigilancia de forma indiscriminada a cualquier cliente, sin tener en cuenta a quién se dirigen o los abusos contra los derechos humanos que podrían permitir.» expresaron el director de disrupción de amenazas de Meta, David Agranovich, y el jefe de investigaciones de ciberespionaje, Mike Dvilyanski.

Incluidas entre estas organizaciones se encuentra Black Cube, empresa contratada anteriormente por Harvey Weinstein para intentar bloquear la publicación de un artículo del New York Times que desencadenó el movimiento #MeToo.

Otra empresa a la que hacen referencia en el informe es la organización israelí de software espía NSO Group. La cual fue demandada por Apple y Meta por vender software espía utilizado para comprometer los mensajes de iPhone y WhatsApp


Lea también: TikTok se convirtió en la cuna de las tendencias musicales