Desde el punto de vista de la salud la propiedad intelectual en el desarrollo de tecnologías para la salud ha avanzado en el mundo y se sigue perfeccionando cada vez más.

El especialista en Propiedad Intelectual y Transferencia de Tecnología, William E. Oliveros Pérez, explica que es un conjunto de normas que básicamente protegen las creaciones del ser humano, es decir, regula la conexión que existe entre una persona y su obra.
 
«Todo esto se ha extendido a nivel internacional de manera tal que la OMC tiene 3 reglas mundiales, el anexo de la comercialización de bienes, servicios y comercialización intangible a través de la propiedad intelectual»

El también catedrático de Derecho Internacional de la Propiedad Intelectual de la ULA, la UNIMET y la UMA, explicó que el sistema es flexible en donde cada país debe llevarlo a su legislación.
 
«Simplemente se tiene un margen importante para incorporar las obligaciones, por ejemplo para la patentabilidad de medicamentos o que se puedan otorgar licencias obligatorias aún sin el consentimiento titular»

En el contexto actual con la pandemia, añade que se ha sido testigo de que los cerebros más importantes en el planeta con los recursos e infraestructuras fundamentales han desarrollado vacunas, lo que es una forma de demostrar un acto soberano de demostrar la propiedad intelectual.
 
Señala que este sistema es territorial ya que, «a veces se piensa que hay una especie de patente mundial o que son válidas en todo el planeta, y lo que hay son sistemas nacionales de propiedad intelectual».

Mencionó así que, de ahí son todos los avances tecnológicos que se han dado y que tienen reservorio de información en todas las oficinas principales del mundo en materia de propiedad, «eso está disponible por escrito y es información que se hace pública».

Escuche el audio completo aquí:

Lea también: