seguridad jurídica actividad petrolera, en julio

El desolador pronóstico de la Venezulea petrolera

09/11/2018

Por: Jaimar Silva

Un articulo de Oil Price da cuenta de la grave crisis de combustible que atraviesa Venezuela. El reporte escrito por Nick Cunninghamespecialista sobre petróleo política energética y geopolítica, ofrece datos sobre la alarmante caída de la producción petrolera en el país caribeño.

Venezuela produjo, durante el mes de septiembre, 1.197 millones de barriles por día, lo que representa una caída de 42,000 bpd en comparación con el mes de agosto. De acuerdo a Cunningham analistas han vaticinado que la producción podría caer por debajo de 1 mb/d.

Pero el problema es aún más profundo. “Las exportaciones de petróleo de Venezuela a los Estados Unidos un 19% en octubre”, en comparación con el mes de septiembre.

En el reporte señala que la merma de las exportaciones de crudo venezolano es producto de los problemas operativos y financieros.

“Otro problema han sido las averías de Puerto José, paso principal para las exportaciones de petróleo. Una colisión de un camión cisterna en agosto interrumpió los envíos desde el puerto durante semanas, y sólo hay una pequeña zona operativa”.

Según el jefe de la AIE, Fatih Birol “la producción de Venezuela está en caída libre y pronostica que muy pronto esté por debajo de un millón de barriles por día”.

“El déficit nacional de gasolina es el peor que haya habido”, dijo a Argus Media un alto funcionario de la Federación de Sindicatos de Petroleros a principios de noviembre.

La estatal petrolera venezolana también suspendió las importaciones de combustible por la falta de liquidez monetaria y eso ha generado que se haya  consumido un gran parte de sus inventarios de gasolina y diesel, pero eso además ha impactado al venezolano de a pie, pues cada vez son más repetitivas las largas filas en las estaciones de servicio por no tener gasolina.

“Venezuela podría estar completamente sin gasolina y diesel para vehículos en tan solo una semana”.

Con información de Venepress y de Venezuela’s Glaring Gasoline Crisis