Sangre en el diván y Los hombros de América dando enseñanzas

27/08/2018

Por: Gabriela Characo

El actor, director y productor de teatro, Héctor Manrique, lleva muchos años encarnando en las tablas al Dr. Edmundo Chirinos, un prestigioso psiquiatra y exrector de la UCV, condenado a 20 años de cárcel por la muerte de Roxana Vargas, una joven de 19 años, estudiante de comunicación social, paciente y amante del doctor.

El monólogo está basado en el libro Sangre en el Diván de Ibéyise Pacheco, está dirigido por el propio Héctor Manrique  en compañía de Pedro Borgo, y narra las confesiones del doctor Chirinos, personaje que fue  muy cercano a Chávez, hasta el punto de prestarle atención profesional y asesoría sentimental. Adicionalmente, fue un militante del Partido Comunista que manejaba coche de carreras, ocupó altos cargos en su profesión y en la función pública y hasta se postuló como candidato a la presidencia de Venezuela.

Según Manrique, fue un “encantador de serpientes”, que acabó su vida en la oscuridad, sentenciado por el homicidio de una paciente, que siempre negó y muriendo en prisión domiciliaria. El también director, añadió que Chirinos, se creía un hombre de poder y la chica a través del periodismo empezó a increparlo, y él tomó la decisión de que ella pagara con la vida”.

El actor mencionó que el psiquiatra estuvo conectado con su familia. “Chirinos era muy cercano a mi familia, mi mamá lo quería mucho, mi papá lo conocía mucho, y sabía de sus egolatrías y mentiras, a pesar de todo, yo nunca tuve tanto contacto con él, pero todo lo que él hacía llegaba a mis oídos”, destacó.

Manrique afirmó que en la obra da el mensaje de que, “siempre hemos elegido para que nuestros destinos, alguien que sea seductor y no nos vamos detrás de hombres de acción”.

La obra sigue  en la cartelera teatral  del teatro Trasnocho, del 16 al 30 de agosto, todos los jueves a las 7:00 pm.

“Hombros de América” conectando con venezolanos en el exilio

Con gran éxito de crítica y público “Los hombros de América” de Fausto Verdial, en puesta del  Grupo Actoral 80, sigue  cautivando cada fin de semana a los espectadores.

Se trata de dos familias residenciadas en Caracas, una de inmigrantes republicanos españoles, y otra conformada por una venezolana y un español, que coinciden en un mismo escenario. El primer grupo sueña con regresar a su país para recuperar el tiempo perdido; la segunda familia, ya se ha asimilado a la cultura venezolana, y de allí uno de sus tantos choques con la primera. Los hijos de cada familia están enamorados y viven en medio de las diferencias. La comedia refleja las angustias del ser humano cuando se interpela acerca de su destino, especialmente si experimenta la crítica situación del exiliado o el inmigrante. La historia transcurre en tres momentos: 1975, 1977 y 1984.

Manrique ha dicho que “Los hombros de América” está consustanciada con la situación de un país como Venezuela, cuyos habitantes, “hoy más que nunca, parecieran tener como aspiración máxima la huida hacia otros destinos como idealizada salida a la crisis económica y sociopolítica”.

Escucha la entrevista haciendo clic aquí

Lea también: